miércoles, 13 de mayo de 2015

El paréntesis de Gutenberg. Un rastreo de una no-noticia.



Una tendencia cobra fuerza en twitter, veo que se trata del nombre Kim Jong-Un, el dictador de Corea del Norte. Leo los titulares de la prensa española que encabezan largos artículos. El del periódico El País dice lo siguiente:

"Seúl asegura que Corea del Norte ha ejecutado a su ministro de defensa"

Tal y como está redactado el titular entendemos, mediante la figura de sustitución del gobierno de un país por el nombre de su capital, que la misma tiene un caracter oficial y firme.

Como ya es habitual el titular no encuentra respaldo en el cuerpo de la noticia, que recoge que la misma procede de una agencia de noticias surcoreana, citando esta a su vez a los servicios de inteligencia de Corea del Sur. El propio redactor reconoce que "en ocasiones aciertan... pero fallaron con el supuesto asesinato de varios miembros de la orquesta Unhasu, en la que trabajó como cantante la actual esposa del líder comunista, Ri Sol-ju, que "resucitaron" un año después."

Parece que la información, hace décadas tratada con esmero, se ha convertido en algo parecido a la quiniela, un juego de azar donde se acierta o se falla. Los medios parecen olvidar que la fuente es, como poco, interesada y parcial. Los servicios de inteligencia de un país que está oficialmente en guerra con otro desde hace medio siglo no deberían ser -a no ser que lo que se quiera es tomar partido de forma descarada- una fuente fiable.

Para mayor gloria de la no-noticia, de la mera especulación, el periódico asegura que el ministro fue ejecutado con un cañón anti-aéreo por el hecho de quedarse dormido en un desfile. La situación, casi de comedia bufa, da pie a miles de chascarrillos y ocurrencias en las redes, ya dispuestas a celebrar con alborozo, como un coro de corral, cualquiera de las astracanadas atribuidas al líder norcoreano.

La no-noticia, una mera especulación interesada, es ya tendencia mundial, sin llegar aún a los informativos de televisión. Es decir, cierta o falsa, será imposible rebatirla por ningún medio. El objetivo está conseguido.

No es pretensión discutir en este texto sobre Corea del Norte. Lo primero porque este país sirve ya de entretenimiento que nos aleja de nuestras miserias cotidianas (estas sí, constatables, pero rara vez tratadas por la prensa y el público con tanta efusividad). Lo segundo porque el debate es imposible al carecer de ningún elemento de juicio fiable (el hermetismo por un lado y el vergonzoso trato caricaturesco por otro lo impiden). Y tercero porque lo que nos interesa es hablar de la información, de cómo una especulación interesada, una no-noticia, pasa en pocas horas de un escueto titular a producir millones de palabras por todo el mundo.

Se impone pues un ejercicio tan sano como sencillo y necesario. Rastrear la noticia sirviéndonos del servicio de noticias de google. Algo que cualquiera puede hacer desde su casa.

Damos con la fuente original de la misma, en la agencia surcoreana Yonhap. Hay tres versiones con sus sucesivas ampliaciones (ampliaciones que por otra parte son una glosa de parrafos que no aportan ningún dato más a la original). La versión en español, la versión en inglés, y el titular que dio comienzo a todo esto.

"(URGENT) S. Korea's spy agency says N. Korea purged its defense chie. 2015/05/13 09:14"

Parece exagerado, insistimos, crear tal ola informativa por algo tan escasamente fiable e informativo. Desconocemos por qué la agencia surcoreana va añadiendo elementos como la ametralladora anti-aérea (lo del cañón debe ser cosa del redactor de El País, le sonaría más efectista) o la somnolencia del fenecido ministro. Recordamos, eso sí, que otras falsas noticias (es decir, vulgares mentiras) sobre ejecuciones de figuras cercanas a Kim Jong-Un siguieron el mismo reguero: el anuncio de su muerte para a continuación pasar a la adición de detalles grotescos al gusto de los "informadores", desde desmembramientos hasta fosos llenos de perros asesinos.

Vamos decididos a dar el último paso. Ir a la propia fuente de la notica, el NIS, los servicios de espionaje del país surcoreano. Suponemos, obviamente, que todos los "periodistas" que han publicado algo en sus medios, han hecho lo mismo. Suponemos que allí habrán tenido acceso a la nota de prensa que tendría que haber dado pie a todo esto. Suponemos, porque, como ya imaginarán, tal nota de prensa o información no existe.

Carecemos de conocimientos en coreano, pero afortunadamente no es difícil utilizar cualquier servicio web que nos hace comprensible al instante esos extraños caracteres. Ni rastro de la noticia.

Es decir, una ola de información mundial por algo, que en el momento de escribir estas líneas, desconocemos si ha llegado a ocurrir, si el señor ministro de la guerra está muerto o tranquilamente en su casa haciendo lo que quiera que haga un ministro de la guerra norcoreano.

Sabemos, eso sí, a ciencia cierta, la bochornosa profesión en que se ha convertido una gran parte del periodismo en grandes medios, en este país y a nivel mundial. Sabemos, a ciencia cierta, la incapacidad del ciudadano medio por discriminar lo cierto de lo que no lo es. Sabemos, a ciencia cierta, que la ingnorancia, antes causada por la lentitud y la falta de información, hoy surge del exceso de ruido y su infinita replicación. Sabemos, a ciencia cierta, que el paréntesis de Gutenberg se ha cerrado a nuestras espaldas.*1


*1(Gracias por la gran frase,