sábado, 8 de noviembre de 2014

Presentación en Madrid de Trayecto en noche cerrada



Diferentes momentos del acto, fotos por Rubén Bernabé.

No os voy a engañar, aún floto en una nube de endorfinas. El pasado jueves 6 de noviembre presenté en el Espacio LEER mi segundo libro, Trayecto en noche cerrada. Y fue un momento maravilloso.

Como comenté en el propio acto, ver el lugar abarrotado de gente, de procedencias tan diversas, era de alguna forma contemplar un retrato propio. Conocidos y desconocidos, amigos lejanos y recientes, trazan una red de afectos y complicidades que hablan de nosotros mismos, como un mapa de nuestra vida.

Compartir palabras con Álex Portero, también escritor pero sobre todo compañero de trinchera, de bar de menú del día y proyectos de dominación mundial, fue un honor. Los buenos amigos no abundan en un ahora pendiente del cálculo y el beneficio.

Mis palabras fueron duras, poco amables. Pero fueron sinceras. A los que estuvisteis allí os conté en qué ha consistido el trayecto que en estos tres últimos años me ha hecho escribir este libro. Un camino entre el paro, los polígonos industriales y las fuerzas renuentes. Pero también lleno de amigos que te avisan de los cordones desatados, desafíos al destino de clase impuesto y confianza en que la cultura vale para algo más que para decorar las paredes de los museos.

El aplauso fue largo y mi agradecimiento a vuestra generosidad infinita.

Ahora el Trayecto es vuestro, andadlo decididamente.

Sólo os pido, como hice en mi intervención, que si os gusta, nos ayudéis a sortear a los tiburones del hermético mundo literario con vuestro apoyo.

Sois nuestra voz, nuestra mejor crítica.


(Si quieres conseguir Trayecto en noche cerrada aquí tienes muchas librerías donde poder hacerlo.)