miércoles, 12 de febrero de 2014

Reflejo

The Americans - Robert Frank

Una marca de frenazo en la carretera; un botón, casualmente desprendido, tirado en la calle; el calcetín desparejado; la palabra que no recordamos; los sillones de un portal; un mechero sin gas, no reutilizable; el globo extraviado en las ramas del árbol, parcialmente deshinchado; una revista tirada en un descampado, húmeda, descolorida; el chiste sin gracia; el niño llorando en un avión, viaje transatlántico; el mando a distancia sin pilas; ese jersey que no merece la pena volver a lavar; la silla coja; el que sale con los ojos cerrados en una foto de grupo; el corchete del sujetador que se engancha; el fascículo n2; un aplauso que no se contagia; el papel que se pega en la suela; el retrato de prueba que viene en los marcos; una serie cancelada; el tropezón delante de una chica guapa; el folio que se atranca en la impresora; el suelo de un patio interior. 

Definitivamente, no tenía un gran concepto de sí mismo.