miércoles, 25 de julio de 2012

Dexedrinas VI

Georg Schrimpf - Martha - 1925

Dejó de prestar atención a las palabras, los recuerdos subyacían entre las líneas.
_____

Las mentiras se hicieron tan densas que ni la realidad podía escapar de ellas.
_____

El mariscal contemplaba a su ejército en retirada. Ensució sus brillantes botas con sagacidad.
_____

El césped de piscina, visto a ras de suelo, es toda la jungla que se permite el veraneante.
_____

El camión de la basura es el ogro que devora nuestros excesos, el Cronos que se encarga de que todo parezca volver a la normalidad.
_____

El buzón estaba vacío. Contenía todo el desprecio de un mundo absurdo y hostil.
_____

La memoria de Madrid se esfumaba al ritmo que desaparecían las macetas de los balcones.
_____

Su femineidad me golpeó con la fuerza del aire que desplazaron sus pestañas al cerrarse.
_____

Los tejados de tejas rojas son las cuentas perdidas de los collares de entreguerras.
_____

¿Sabe dónde termina el campo de golf? Justo allí da comienzo la realidad.