viernes, 21 de octubre de 2011

Ser Mod en los tiempos del cólera


Dejo los veinticinco pavos en la encimera de la cocina, es lo mejor, o al menos lo más productivo que he hecho en toda la semana. 

Willie Tee - Walking up a one way street

Voy por la calle con la maleta llena de singles, pesa, me encuentro con él, tiene un sitio fijo donde pinchar, giro la esquina, una pandilla de niñatos espera al kebab, no hablan ni mi idioma, pero exigen, por su tono de voz.
- ¿Celveza? - me dice el chino
-No - banda sonora de mis retiradas, no tengo ni para eso, hoy no quiero (ni puedo) cambiar.

Bobby Hebb - Love, love love

Llegamos al bar, tienen la puerta chapada. La chica llama (no hay nada mejor en estas situaciones que delegar responsabilidades). Parece que se oye música dentro, parece que se ve algo a través del cristal. Es como la vida, parece, pero luego no es.

Major Lance - Monkey Time

- Pon el último que quedan cinco minutos - me dice la camarera, finjiendo una profesionalidad que no le apetece. Pienso en el No Thanks de Georgie Fame y mi compi me enseña el segundo de Ocean Colour Scene - Para ti - le cedo - la última la pones tú - le digo seguro.Y es que ese grupo significa el final de mi adolescencia, el ver en un single unas bowling shoes, un bote de talco y una bolsa sintética donde llevarlo todo. Ese grupo significa ser lo que quería ser sin serlo.

Eyes of Blue -Supermarket full of Cans

Veo que se han pasado detrás del concierto, no está mal, vamos a ser más que yo y mi sombra. Este barrio tiene fama, pero en una noche de jueves, en un bar que no está de moda, se nota tanto la crisis como en el mercado de valores de Singapur. Unos se van pronto, otros no les queda más para el finde, ella tiene que trabajar mañana.

Aaron Neville - Why Worry

- ¿Y a cúanto vamos? - le digo a mi colega entumecido por el frío reciente.
- ¿A media hora?
- ¿A veinticinco minutos?
- Ni "pa ti" "ni pa mi" - contesta un tío majete que siempre anda por el bar pero que ni sé como se llama.

Major Lance - Monkey Time

Salgo de casa con la camisa recien planchada, la única nueva de este año, me la regalaron mis amigos.
- ¿Qué tal mi vida? - La digo mientras la abrazo, mientras que cierro la puerta y miro su cara de ciervo asustado.
- Bien - Me dice sin demasiada convicción - Al final se nos complico la presentación, el cliente quería más - doce horas fuera de casa.
 ¿Más de qué? Me pregunto mientras la abrazo, sintiéndome un inútil, una semana más en el paro, una semana más pintando la mona. Ven, deja que te abrace, eres lo único bueno que tengo y temo que te canses de mi.

Y llego a casa, y dejo los veinticinco euros sobre la encimera, testigo mudo de mi único triunfo en un mundo absurdo donde estoy tan fuera del mercado laboral que no entiendo ni los nombres de los trabajos.
Me los he ganado, con su ayuda.

The Bluestars - Social End Product

"I’ve been labeled as an angry young man
Because I don’t fit into the master plan
..."

Mañana volveré a escribir lo de echarme en un rincón y esperar mi extinción tranquilamente. Me quedan dos meses de paro y al parecer mis conocimientos del siglo XIX son escasamente apreciados en el XXI.

No pasa nada. Siempre podré poner discos por última vez.